Menú Principal
15 de noviembre de 2019

Avancemos en nuestro liderazgo minero con voluntad y diálogo

No cabe duda de que las últimas tres semanas han sido complejas para el país y la Región de Atacama. Como Gobierno hemos escuchado la voz de la ciudadanía que ha expresado sus problemas y demandas y recibimos con humildad el mensaje que los chilenos nos han entregado, para lo cual ya estamos trabajando en buscar mejoras a través de iniciativas concretas como por ejemplo la “nueva agenda social” y el plan “Levantemos tu Pyme”.

En el caso puntual de Atacama no debemos perder de vista la importancia de la minería para esta zona, especialmente si consideramos por ejemplo que las exportaciones mineras alcanzaron el 97,3% de los envíos que realizó esta región en agosto pasado.

Teniendo en cuenta lo anterior es de vital importancia reactivar los proyectos mineros para continuar generando empleo, principalmente si consideramos que de acuerdo con el último reporte de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), las regiones mineras -como es el caso de Atacama-, disminuyeron el nivel de desocupación.

Es por ello que debemos reactivar y dar “luz verde” a los proyectos que están en la cartera de inversiones de esta región como Rajo Inca de Codelco por US$ 1.226 millones, Santo Domingo por US$ 1.700 millones y Salares Norte por US$ 1.000 millones. Asimismo, generar las condiciones para que los titulares del proyecto Nueva Unión presenten su estudio de impacto ambiental.

A la luz de estos antecedentes estamos conscientes que hoy más que nunca debemos seguir avanzando de forma paralela y con más fuerza en el desarrollo de las mesas pro-inversión regionales y los compromisos económicos-sociales que planteamos desde el comienzo de nuestra gestión. Me refiero principalmente a una mayor contratación de mano de obra y proveedores locales, como también que las empresas mineras instalen sus oficinas corporativas en las ciudades cercanas a sus proyectos.

Finalmente, y con el fin de no perder nuestro liderazgo minero, es importante mantener el desarrollo de este sector a través del diálogo, la voluntad, el resguardo del medio ambiente y los consensos. En esta línea hago un llamado a la unidad de la Región de Atacama y de nuestro país en busca del respeto y entendimiento de todos.

Columna de opinión

  • La industria minera es uno de los principales motores de la economía en Chile. De ahí que los gobiernos han ido implementando políticas y regulaciones para incentivar la inversión y disminuir sus efectos en el entorno. Aun cuando gran parte de las empresas mineras cumplen (y muchas veces sobre cumplen) con las regulaciones existentes y operan bajo altos estándares internacionales, pareciera

  • Hace algunos días no dudé en calificar como grave la denuncia por estafa que presentó Codelco relacionada a sobreprecios en los seguros de vida contratados para los trabajadores de sus divisiones Chuquicamata y Radomiro Tomic. Este hecho lo catalogué de esta forma cerca de US$ 20 millones involucrados a raíz de sobreprecios injustificados, sino que también por tratarse de recursos

  • Diciembre es un mes oportuno para hacer un balance de lo que fue este año, el cual estuvo marcado por los efectos de la guerra comercial y los conflictos internos que enfrentamos. A pesar de aquello el sector minero continuó atrayendo inversión, generando empleo y aportando a Chile y sus familias. Lo anterior queda de manifiesto, al recordar que, a

  • En estos días en que seguimos trabajando con fuerza en iniciativas concretas que nos permitan nuevamente poner de pie al país, como por ejemplo la reactivación de los proyectos mineros o una mayor entrega de recursos a los pequeños productores, no debemos perder de vista que la minería es nuestra principal actividad económica. Como datos que grafican lo anterior, tenemos

@MinMinería Ministerio de Minería de Chile

Tramites Disponibles